Instalación de cerraduras

Vamos a explicar a continuación como cerrajeros Mallorca te explica como  instalar algunos de los tipos más habituales de cerraduras. Trabajos sencillos que podrás realizar tú mismo sin necesidad de herramientas especiales. Solo necesitarás un poco de tiempo y algo de pericia para poder instalar en tu casa cualquier tipo de cerradura.

Cerraduras de sobreponer

Lo que caracteriza a este tipo de cerraduras es que, al contrario de las de embutir,  no hay que instalar la caja dentro de la puerta, queda todo el mecanismo al descubierto. Hay varios modelos, de tipo monopunto o multipunto, y pueden disponer de diferentes niveles de seguridad.

Antes de comenzar a instalar la cerradura conviene tener en cuenta una serie de aspectos. El más importante es saber en qué sentido se abre la puerta, si lo hace hacia la izquierda o hacia la derecha, los productos serán distintos según el sentido de apertura de la puerta.

Los pasos para instalar una cerradura superpuesta con manilla son los siguientes:

·         Pintar la forma de la plantilla de la cerradura en la puerta y marcar el centro de los agujeros con un punzón

·         Marcar la altura de la manilla, más o menos a 1,05m del suelo. Marcar los ejes del paso de la manilla y también los de la entrada del cilindro con el punzón.

·         Hacer un agujero con el taladro para que pase el cilindro y con el formón hay que acabar de darle la forma del cilindro para que éste encaje bien en el hueco.

·         Rebajar el emplazamiento del canto de la puerta para que encajen todas las piezas correctamente.

·         Colocar los tornillos y montar la manilla.

·         Comprobar  que todo funciona correctamente cerrando la puerta para ver que todo encaja a la perfección y girando la llave hasta la posición de cerrada. Ya solo quedará  montar los embellecedores

Cerraduras de embutir

Las cerraduras embutidas son aquellas que están empotradas en el lateral de las puertas, de ellas solo podemos ver el bombín donde vamos a introducir la llave. Existen varios tipos según el nivel de seguridad que necesitemos, pueden ser de seguridad o no.  Hay que tener en cuenta que las de seguridad tienen un mecanismo de autobloqueo para evitar su manipulación. También en el caso de las cerraduras de embutir hay que mirar si la puerta abre a la derecha o a la izquierda.

En la wikipedia te puedes informar de todos los tipos que hay

Si se trata solo de cambiar la cerradura bastará con desatornillar la antigua, colocar la nueva y atornillarla. Si es de nueva instalación los pasos a seguir son los siguientes:

·         Marcar el lugar donde se va a instalar. La manilla debe quedar  aproximadamente a un metro de altura desde el suelo. En el canto de la puerta tenemos que hacer la misma marca.

·         Trazar una línea de agujeros con una broca del mismo grosor que la cerradura embutida procurando no sobrepasar el ancho de la caja.

·         Con un formón y una lima repasamos para hacer una caja exacta a las dimensiones de la cerradura.

·         Introducimos el bloque de la cerradura, debe quedar sin  holgura.

·         Para instalar el bombín hacemos un agujero que traspase por completo la puerta ya que es donde ira el bombín, comprobamos que encaja a la perfección con la manivela y colocamos la chapa de protección y los embellecedores.

Cerraduras multipunto

Como en cualquier tipo de cerradura, hay que saber hacia qué lado tiene la apertura nuestra puerta. Recuerda que el sentido de apertura de una puerta puede ser hacia 4 sitios: de derecha, de izquierda, de derecha reversa y de izquierda reversa. También hay que tener en cuenta el grosor y la altura de la puerta.

Los pasos para instalar una cerradura de este tipo son los siguientes:

·         Retirar la puerta del marco y la colocarla sobre unos caballetes con el lado interior hacia arriba

·         Desmontar la cerradura antigua, las manillas y el embellecedor, también el cerradero y los cerrojos.

·         Con la plantilla que vendrá en la nueva cerradura marcar la puerta con un agujero por donde irá el cilindro y los puntos de fijación de la nueva cerradura con un punzón. Hay que recordar que la manilla de la puerta se suele colocar a una distancia de 1,05 metros del suelo.

·         Tapar los agujeros de la antigua cerradura con la pasta para madera, dejar secar y lo lijar.

·         Hacer un taladro en el punto en el que irá el nuevo cilindro. Es aconsejable hacer el agujero por los dos lados dela puerta para que no se astille.

·         Trazar el contorno de la cerradura y marcarlo con un formón. Si la cerradura lleva placa de refuerzo metálica habrá que atornillarla a la puerta.

·         El siguiente paso es montar las barras superiores e inferiores de la cerradura con la palanca metida y regular la longitud de estas para ajustarlas lo más posible al borde superior e inferior de la puerta.

·         Fijar las guías para las barras en la parte alta y baja de la puerta.

El último paso es colocar los cerraderos. Para ello hay que colocar la puerta en sus correspondientes pernios y con la cerradura en posición de cerrado marcar el emplazamiento. Cajear la puerta para colocar los cerraderos,  marcar con el punzón el emplazamiento de los tornillos de la fijación y colocarlos.

cerraduras

Limpiar cerraduras

Una cerradura sufre mucho uso, por ello es fácil que se desgaste y puede llegar el día en el que deje de funcionar correctamente. Para evitar esto deberíamos habituarnos a hacer unos sencillos trabajos de mantenimiento cada seis meses. No nos quitará mucho tiempo y alargaremos la vida de nuestra cerradura.

Uno de los síntomas de que es necesario hacerlo es cuando comprobamos que nuestra llave no gira bien o que se atasca, esto ocurre porque la cerradura no está bien engrasada.

Lo primero que debemos hacer es lubricar la cerradura, para ello nada mejor que usar el grafito en polvo que se vende en cualquier ferretería. Es un lubricante de color gris oscuro y brillo metálico que se presenta en recipientes con una boquilla alargada.

Si no quieres ir a la ferretería hay otro truco, es tan sencillo como coger un lápiz (la mina de éstos contiene grafito) y frotarlo repetidamente con la llave, después se introduce la llave en la cerradura con cuidado y se gira varias veces. Así lograrás que el grafito se reparta por la cerradura.

Otra opción es usar aceite de vaselina o grasa especial para cerrojos, pero este método es bastante más complicado porque hay que desmontar la cerradura y aplicarlo por dentro.

Para  limpiar las cerraduras por fuera hay que emplear un paño ligeramente humedecido y evitar los disolventes u objetos afilados que podrían destruir la capa protectora de las cerraduras.

Además, hay que tener cuidado cuando hagamos un duplicado de una llave, procura que ésta haya sido bien cepillada, ya que de lo contrario, si queda alguna partícula de latón, se puede arañar el interior de la cerradura y estropearla.

Solucionar pequeños problemas con las cerraduras
Hay pequeños problemas muy habituales que se pueden solucionar de una manera muy sencilla: llaves que no giran, que no entran, cerraduras que se atascan…Los mecanismos de las cerraduras suelen tener mucho uso y necesitan unos cuidados para seguir funcionando con normalidad.

Hablaremos de algunos de esos problemas que se puedes solucionar sin mayores problemas.

Cuando la llave no entra puede deberse a varios motivos. Si la llave es nueva puede que aún tenga asperezas porque no haya sido bien limada, bastará con limarla un poco para que quede lista y no dé más problemas. Si la llave no es nueva habrá que mirar su hay algo en la cerradura que impida su entrada, si es así intenta quitarlo con un objeto en punta o unas pizas.

A veces puede ocurrir que la cerradura se haya congelado, lo solucionarás calentando la cerradura poco a poco. Y en ocasiones, por otros motivos bastará con lubricar la cerradura par que la llave entre perfectamente.

En los casos en los que cuesta mucho girar la llave puedes probar a lubricar la cerradura y el mecanismo completo con un spray de polvo de grafito.

Puede ocurrir que la llave gire pero no abra. Ene se caso es posible que el mecanismo se haya averiado y no tengas más remedio que cambiar la cerradura.

Otro problema que puede ocurrir es que  la llave se haya atascado y no salga. En ese caso, intenta tirar con cuidado y sin apalancar la llave para no romperla. Hazlo moviéndola un poco de lado.

Si el pestillo no funciona puede que se haya desalineado, que se haya desplazado por golpes o tirones. En ese caso hay varias soluciones: una de ellas es apretar los tornillos para que el pestillo regrese a su punto original. Otra de ellas es intentar ajustar de nuevo la pieza al marco, teniendo en cuenta que puede que la puerta se haya desplazado, en ese caso habrá que hacen un nuevo alojamiento para el pestillo o ajustar el que ya hay.

Si el pestillo se atasca puede deberse también a que la puerta se haya desplazado por el deterioro de las bisagras. Puedes comprobarlo levantando un poco la puerta y mirando si así el pestillo se mueve suavemente. En ese caso hay que corregir esta desviación, llevando el pestillo a una nueva posición, o devolviendo las bisagras a su antigua posición.

Cerraduras y bombillos: no es lo mismo

Solemos hablar indistintamente de cerraduras y bombillos, pero no son lo mismo. La cerradura es el mecanismo completo. Por lo general esta embutida en la puerta y la cierra al empujarla, gracias al resbalón.

Para dar más seguridad a la cerradura, al girar la llave, algunas tienen piezas de anclaje lateral, estas piezas reciben el nombre de llamadas bulones o petacas según su forma. El bombín es el tambor de forma circular que dentro tiene una combinación única, que permite que solo nuestra llave funcione y gire dentro de él.

Como hemos señalado, el resbalón es la pieza, generalmente triangular, que hay en el lateral y que sirve para cerrar automáticamente la puerta cuando la empujamos en su totalidad. Una vez dentro del hueco del marco hace de trampa, no pudiendo salir a no ser que se accione la manivela o el pomo dela puerta.

Otros componentes de las cerraduras importantes son los bulones y las petacas. Se usan para aumentar la seguridad de una puerta, son piezas rectangulares o cilíndricas que refuerzan la resistencia del resbalón. Estas piezas van saliendo poco a poco a medida que se echa la llave. Si tienen forma rectangular son petacas, si la forma es cilíndrica son bulones.

Otro delos elementos de las cerraduras son las manilla, los pomos y los cuadradillos. Las manillas tienen forma de palanca y se empujan hacia abajo, los pomos son redondos y se giran en sentido de las agujas del reloj y la pieza interior que conecta dos manillas o dos pomos por medio de la puerta es el cuadradillo.

Los pomos y las manivelas son elementos que pueden sufrir frecuentes averías o que pueden no funcionar correctamente por un elevado o indebido uso, por golpes o portazos. Se estropean  pero a veces lo único que pasa con ellos es que se aflojan. En ese caso bastará con apretar los tornillos, pero si estos se han pasado de rosca habrá que rellenar los agujeros de cada tornillo con adhesivo de montaje y unas cuantas astillas de madera. Después de que se haya secado habrá que volver a poner el pomo y a atornillar, el tornillo agarrará en un nuevo agujero mucho más firme.

Te recomendamos estos artículos:

Pero a veces podemos querer cambiar las manivelas o pomos porque no nos gustan y es que hay que tener en cuenta que, además de elementos funcionales, son elementos decorativos. Cambiarlos no tiene mayor problema, basta con desatornillarlos y colocar unos nuevos. Si procuramos comprar unos que se justen a los tornillos que ya había, perfecto, si no es así tendrás que marcar los nuevos agujeros y taladrarlos para poder fijar el nuevo pomo o manivela. Es fácil y no te costará ningún trabajo,estamos para ayudarte en Cerrajeros Mallorca llamanos y acudiremos en tu ayuda.

Última Modificación

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
PULSE Y LLAME